Información importante de la cirugía de la próstata.

Actualizado: 19 de jul de 2019

Dr Hugo Aguilar Urólogo


1. Aségurate que el cirujano que te va a operar sea la misma persona que te está explicando el procedimiento, beneficios y posibles complicaciones, él es el experto y te podrá llevar de la mano durante todo el proceso.

2. Pregunta si te van a realizar resección (cirugía de elección), enucleación (cirugía de elección para próstatas grandes o con pacientes anti coagulados) o vaporización (cirugía para pacientes anti coagulados)

3. Pregunta al doctor sus conflictos de interés en cuanto al equipo a utilizar, es decir que seleccione la herramienta adecuada para tu caso en particular, dicho de otra manera; si yo tengo una fábrica de acero quizá te diga que el acero es el mejor material del mundo para hacer cualquier cosa, aún cuando esto no sea cierto.

4. Pregúntale todas las inquietudes que tengas sobre efectos secundarios, riesgos y beneficios, ya que muchas veces escuchamos mitos acerca de este tipo de cirugías y pueden no estar muy apegados a la realidad.


Después de todas esas visitas al médico y después de intentar tantos remedios naturales, continúas yendo al baño muy seguido, te despiertas en las noches a vaciar la vejiga, alcanzas a leer todos los anuncios en el mingitorio del restaurant, y de vez en cuando te da un ardor que "luego luego se quita", entre otros síntomas (Síntomas urinarios obstructivos), ya te decidiste por someterte a un procedimiento para mejorar estas molestias, aquí tienes información que será de utilidad para decidirte entre las múltiples técnicas y aparatos que parecen más sacados de una historia de ciencia ficción que dispositivos médicos.


La próstata es un órgano que se encuentra justo debajo de la vejiga y cuya función es la de producir líquido para proteger a los espermatozoides y que se logre un embarazo, pero que después de pasada esa época en la que buscamos tener hijos, solo se encarga de crecer y en algunos casos (hasta 60% de los hombres mayores a 50 años) de dar molestias o incluso producir cáncer de la próstata.

​​

Cuando la próstata continua su crecimiento puede llegar a ocluir la salida de la vejiga produciendo obstrucción lo cual te pone en riesgo de infecciones frecuentes, piedras en la vejiga, y daño en los riñones, aproximadamente, 70% de los pacientes responden bien al tratamiento médico pero el 30% requerirán de un procedimiento quirúrgico para evitar mayores complicaciones.

Entre los procedimientos existentes los podemos dividir en endoscópicos y abiertos, esos últimos cada vez menos frecuentes ya que se deciden realizarlos en un grupo muy especial de pacientes en los cuales la próstata pesa más de 80 gramos o también hay piedras en la vejiga, o el centro hospitalario no cuenta con los recursos para ofrecer un procedimiento endoscópico. Por lo que enfocaremos esta entrada a los procedimientos endoscópicos es decir a través de una pequeña cámara que se introduce por la uretra para llegar a la próstata.

​​

En cuanto a los endoscópicos los dividimos por el tipo de técnica y por el tipo de energía.


En cuanto a técnica los dividimos en resección, enucleación y vaporización, y para estos propósitos se emplean distintas energías como la energía monopolar, la energía bipolar, el láser Holmio y el GreenLight, que para explicar más fácilmente las cosas, todas generan calor y de esta forma remueven el tejido y provocan coagulación de los vasos para disminuir el sangrado. Casi todas los tipos de energía se pueden utilizar para sendos tipos de técnicas, a excepción del GreenLight el cual no puede resecar tejido aunque sí puede enuclearlo.


Resecar, significa para fines prácticos cortar el tejido en múltiples pequeños fragmentos la próstata para desobstruir la uretra, como ventaja obtenemos tejido de la próstata para poder analizar y saber si encontramos cáncer en esa muestra. Como desventaja al tener que realizar fragmentos pequeños durante la cirugía puede llevarnos más tiempo, es decir cortar 80 gramos en pedacitos uno a uno. Sin embargo continúa siendo el tratamiento de elección y el estándar de oro para la cirugía de próstata, en pacientes con próstatas menores a 80 gramos, ya que es la que tiene la mejor relación costo/beneficio de todas las cirugías aquí expuestas.


Puede hacerse con energía monopolar (tratamiento de elección), bipolar y láser de Holmio, incluso láser de Tulio, este último mucho menos utilizado.

​​

En cuanto a la Enucleación, es un procedimiento que se destina para pacientes con próstatas más grandes de 80 gramos, ya que no es tan eficiente en cuanto a tiempo/tejido resecado cuando lo comparamos en cirugías con próstatas más pequeñas de 80 gramos pero es muy eficiente cuando lo comparamos contra la Resección en próstatas más grandes que esta medida. Sin embargo recientemente con la mejoría en las técnicas y en los equipos esta barrera de peso se está flexionando y cada vez se realiza en próstatas más pequeñas, es la más similar a la cirugía abierta en cuanto a la cantidad de tejido removido, pero eleva costos por la necesidad de equipo de láser o un morcelador para poder extraer las piezas grandes de próstata. Los beneficios en cuanto a resolución de síntomas, flujo máximo al orinar pueden llegar a ser incluso superiores a los de la resección. Para esto puede utilizarse energía monopolar (no tan común), bipolar (frecuente), láser Holmio o HoLEP (energía de elección y que puede realizarse en pacientes con medicación anticoagulante), Greenlight (no tan frecuente).

​​

Respecto a la Vaporización, es una técnica la cual se requiere de elevadas temperaturas y un alto flujo de energía ya sea láser o de corriente eléctrica para poder convertir el tejido de la próstata en vapor y así disminuir el tamaño del adenoma (porción que obstruye la uretra), siendo ésta destinada para pacientes de alto riesgo de sangrado, o que tienen volumen reducido de la próstata. Debido a esta alta energía y temperatura requerida, los pacientes postoperados con esta técnica refieren persistir con síntomas irritativos (ardor al orinar y aumento en la frecuencia y urgencia para orinar) mucho tiempo después de la cirugía incluso más allá de 6 meses de operado. Como desventaja en este procedimiento no se puede obtener muestra del tejido prostático, que aunque infrecuente (menos del 10% de los casos de cánceres de próstata se encuentran en esta zona) es valioso saber que esta área de la próstata no está afectada por cáncer.

Recientemente la energía láser ha mejorado y algunos estudios demuestran un beneficio en síntomas y en flujo urinario SIMILAR (que no mejor) al estándar de oro que es la Resección de Próstata (la primer técnica explicada en este texto). Y en algunos estudios los síntomas irritativos se ven disminuidos, esto relacionado con el menor tiempo de aplicación del láser.

​​


Sé que es mucha información para digerir, pero te dejaré los siguientes puntos clave sobre la cirugía endoscópica de la próstata:

1. Los efectos sobre la erección están relacionados con la función eréctil previa al procedimiento y ninguno de los métodos ha demostrado mejorarla.

2. La eyaculación retrógrada o aneyaculación (que no salga semen al tener un orgasmo) es un riesgo presente en TODAS las cirugías aquí mencionadas, en caso de que te propongan una cirugía prostática y no desees este efecto, te sugiero busques otras alternativas como el UROLIFT o la incisión prostática que resuelven los síntomas y tienen muy pocas posibilidades de producir "falta de eyaculación".

3. Es importante que tu médico te ofrezca todas las alternativas mencionadas y que te explique las ventajas y desventajas de cada uno, y de ser posible por qué realiza uno u otro método.

4. El dolor en TODOS estos procedimientos es mínimo independientemente de la técnica y energía utilizada.

5. Los avances en la tecnología son muy impresionantes, pero muchas veces los beneficios no aplican para la mayoría de los pacientes por lo que tienes que asegurarte que te hagas un procedimiento porque lo necesitas y no por seguir una moda o porque es "lo mejor de lo mejor", en medicina no hay "tratamientos milagro".


Espero que esta entrada te ayude un poco en tu planeación del procedimiento. En caso de tener más dudas, con todo gusto puedes ponerte en contacto con tu servidor. La mayoría de mis pacientes los manejo con resección transuretral simplemente porque es el tratamiento de elección y la mayoría tienen las dimensiones de la próstata adecuadas para este manejo, pero puedo ofrecer cualquiera de los otros métodos en caso de ser necesario. Recuerda que este texto es de carácter informátivo y no sustituye en ningún caso el consejo de tu médico tratante.


Compárte esta información con tus conocidos, a alguien le será de utilidad.



158 vistas0 comentarios

© 2018 para Dr. Hugo Aguilar 

  • Icono social LinkedIn
  • Icono social de YouTube
  • Facebook icono social